Cómo grabar en 4 pasos un vídeo casero de calidad

Cómo grabar en 4 pasos un vídeo casero de calidad

Cuando te planteas empezar a hacer vídeos lo normal es que te asalten dudas. Muchas, probablemente.

Habrás visto muchos tutoriales que puede que incluso te hayan hecho dudar más aún.

“¿En serio hay tantas cosas que puedo hacer mal?”

“Ni siquiera tengo un micrófono, ¿vale la pena que me moleste?”

Parecen muchas cosas a tener en cuenta, mucho que aprender y perfeccionar.

Pero la realidad es que hoy en día puedes hacer buenos vídeos usando herramientas que ya tienes y en un par de horas.

El primero siempre parecerá difícil, pero es el que te dará la confianza necesaria para darte cuenta de que puedes hacerlo.

En este post vamos a ver los cuatro pasos básicos para que te hagas tus propios vídeos, unos vídeos de los que puedas presumir y que sean la tarjeta de presentación de tu negocio.

Lo primero, antes incluso de esos cuatro pasos para crear el vídeo, es tener claro qué quieres decir con ese vídeo.

Da igual que seas de los que tiene mil ideas o de los que nunca sabe de qué podría hablar.

La regla es: elige un único tema, y cuanto más específico, mejor.

Por ejemplo, algunas preguntas que podrías hacerte para inspirarte:

¿Cuál es esa pregunta que me hacen casi a diario?

¿Qué confusión es más común en mi negocio?

¿Qué puntos de fricción encuentro con mis clientes?

¿Hay algún proceso que podría explicar mejor?

Una vez te decidas por un tema, empieza a escribir las ideas que te vengan a la cabeza. No intentes ordenarlas aún, solo vomítalas sobre el teclado.

Puedes empezar con una idea principal y luego listar varias ideas de apoyo o secundarias. No te enrolles, debería caber en menos de una página.

Cuando tengas toda la información que quieres transmitir, ve escribiendo frases con sentido y enlazando las ideas. Léelas en voz alta para comprobar que suenan natural e imagina que se lo estás explicando a un amigo.

Cuando estés satisfecho con lo que has escrito, divide todo el texto en bloques de una o dos frases. Así te resultará más fácil recitarlo ante la cámara.

¡Pues ya tienes tu guión! ¡De aquí a Hollywood!

Bueno, mejor si lo grabas y lo editas antes. Así que, a ello vamos. Ahora sí:

¿Cuáles son los 4 pasos para grabar un vídeo casero de calidad?

d4873005-c88d-4d7b-be02-3d2370cf71bd Cómo grabar en 4 pasos un vídeo casero de calidad

 

1- Cámara

Una de las primeras barreras que te encuentras es: “¿y con qué grabo yo un vídeo?”.

La respuesta está más cerca de lo que crees. En tu bolsillo, concretamente.

Sí, tu móvil. Da igual que sea un iPhone, Samsung, Motorola, Huawei…

Hoy en día, cualquier móvil de gama media tiene una cámara suficientemente decente como para que puedas grabar un vídeo resultón.

Sí, desde luego un iPhone o un Samsung de gama alta tienen mejor cámara, pero luego veremos un secreto que ayuda compensar esa diferencia de calidades.

Además del móvil hay otro aliado cercano que te puede hacer el papel: tu ordenador portátil. Bien es cierto que en el caso de los portátiles las cámaras pueden variar más en calidad, así que dependerá de cada uno.

Por otro lado, el portátil no necesita trípode y te ahorras el proceso de pasar los archivos de vídeo al ordenador, porque ya están ahí.

Eso sí, si eliges grabar con un portátil ten en cuenta que el ángulo importa, y mucho.

Un portátil sobre la mesa no va a capturar tu mejor ángulo porque te estará mirando desde abajo. Levántalo con ayuda de algunas cajas hasta que esté a la altura de tus ojos, o incluso ligeramente por encima.

Aunque esto probablemente ya lo sabías, porque es una regla que se aprende en 1º de Selfies.

 

 

Volviendo al móvil, y ya que hablamos de trípodes, con un móvil sí necesitarás algo donde sujetarlo. O bien un trípode de bolsillo para móvil, que luego podrás levantar con cajas, como el portátil, o bien una pinza sujeta-móviles que se pueda enroscar a un trípode de cámara.

En ninguno de estos casos deberías gastarte más de 20€-25€ y te asegurarás de que tu móvil capture tu mejor ángulo.

Deberías usar trípode siempre que grabes a alguien hablando a cámara o cuando grabes algo muy de cerca.

Aunque tu móvil te permita hacer zoom mientras grabas, no lo hagas. La inmensa mayoría de móviles tienen un zoom digital que estropeará tu vídeo con una calidad pésima.

Utiliza el zoom de nuestros antepasados: mueve la cámara. Si la montaña no viene a ti, ve tú a la montaña.

Aprovechando el tamaño reducido de los móviles puedes grabar clips de relleno o de recurso que luego podrás intercalar con los clips principales.

Gente andando por la calle, vehículos circulando por una carretera, árboles meciéndose con el viento, tu perro jugando en el parque… Cualquier fragmento que creas que puede resultar útil para variar y enriquecer tu vídeo final.

Si estás en la calle, quieres grabar algún recurso y no tienes el trípode a mano, intenta mantener el móvil cerca del cuerpo y pega los codos a las costillas. Así conseguirás que esté más estable.

Por último, algunos móviles permiten grabar a cámara lenta. Es una buena opción, que quedará muy bien siempre y cuando esté justificado. No abuses de la cámara lenta e intenta que tenga un sentido.

 

2- Iluminación

En la luz está la clave que decía antes cuando hablábamos de las cámaras de móvil.

Con buena luz, la mayoría de cámaras de móvil ofrecen una calidad muy aceptable.

¿Qué significa esto? Que debes intentar en la medida de lo posible grabar en exterior o en interior bien iluminado.

Si estás en interior debes buscar un lugar con buena luz, cerca de una ventana o ventanal que dé al exterior. Si no es posible, necesitarás luz artificial.

El flash del móvil puede ayudar si vas a grabar de cerca, pero lo recomendable es que utilices algún foco.

Cualquier lámpara que tengas a mano podría cumplir, pero también puedes hacerte con un par de focos LED a 20€ cada uno y tus vídeos lo agradecerán enormemente.

Importante: en exterior o interior, la luz siempre delante de ti, no detrás.

Una vez tengas la luz controlada, fíjate en el ajuste de brillo de tu cámara del móvil. Cada app es diferente, pero todas permiten ajustar el brillo en el modo manual.

Si mantienes pulsada la pantalla podrás bloquear el enfoque y la iluminación en un punto concreto ─la persona que vaya a hablar o el objeto que vayas a grabar.

Entonces podrás ajustar y afinar la iluminación deslizando el icono con forma de sol.

Cada cámara es diferente, pero este proceso es casi idéntico en todas.

iluminar Cómo grabar en 4 pasos un vídeo casero de calidad





Iluminar de forma básica. Los dos focos frontales deberían bastarte.

 

3- Sonido

El sonido también es importante, por supuesto. Puede ser la diferencia entre sonar lejano y a bote o sonar cercano y sin ecos o distorsiones.

Utilizar el micrófono del móvil con el que grabas es una opción viable si estás en una habitación silenciosa, no muy grande y con objetos y estanterías que amortigüen el eco.

Como esta opción no siempre será viable ─y no sirve en exterior─ y lo recomendable es que el micrófono esté cerca de quien habla, tenemos que buscar alternativas.

¿La más sencilla? Usar otro móvil como micrófono.

Con cualquier aplicación sencilla para grabar notas de voz puedes registrar las frases con una calidad aceptable y minimizando ruidos indeseados. Siempre y cuando mantengas el segundo móvil cerca de quien habla.

¿Cómo? Hay varias fórmulas imaginativas, como colgarlo de un hilo o esconderlo bajo la ropa, pero por suerte existen también los palos selfie.

Con uno de estos versátiles gadgets podrás mantener tu móvil-micrófono por encima de tu George Clooney, cerca de la cabeza y sin que se vea en el vídeo.

También existen micrófonos que se pueden conectar a un móvil. Si tienes algo más de presupuesto, por 10€ podrías comprar uno relativamente discreto que se engancha a la ropa con una pinza.

 

4- Edición

Llegamos finalmente al último paso. Ya tienes tu vídeo grabado y, a no ser que hayas grabado un solo plano de una vez, ahora tienes que darle la forma final.

Básicamente, cortar y pegar trocitos de vídeo. Probablemente lo hayas hecho alguna vez con una app de móvil, para recortar un vídeo o unir dos en uno.

Existen apps como iMovie para iPhone o Adobe Premiere Clip para Android con la cuales puedes cortar y pegar vídeos desde el propio móvil, pero por comodidad recomendamos que descargues los vídeos en el ordenador y los edites ahí.

En un Mac puedes usar iMovie y en un PC Windows movie maker, pero hay más opciones gratuitas. Y no te preocupes si es la primera vez que editas un vídeo, hay muchísimos tutoriales en Internet y es realmente fácil. Coser y cantar. O cortar y pegar.

Una vez hayas recortado y pegado todos los fragmentos de tus mejores tomas y lo tengas terminado, ¡enhorabuena! ¡Ya tienes tu vídeo!

 

Resumiendo:

Te animamos a que no lo afrontes como un reto imposible y que tampoco te exijas crear una pieza digna de un Oscar a la mejor película. Tus vídeos no tienen que ser perfectos, sino funcionales.

Y ten esto siempre en mente: el siguiente vídeo siempre es mejor que el anterior.

Cuando tengas tu vídeo terminado solo te faltaría subirlo a tu web, o redes sociales, pero plantéate también que, si un vídeo funciona mucho mejor que una foto o un texto, un Vídeo Interactivo funciona mucho mejor que un vídeo estándar pasivo.

Pero ese tema ya da para otros muchos artículos…

 

08939df1-7310-4f8b-8405-b7cf18a9c903 Cómo grabar en 4 pasos un vídeo casero de calidad

Pau Juanes
pau@playfilm.tv

Content Manager, PlayFilm

Tu opinión importa

¿Qué piensas de este artículo? Cuéntanos :)